Asistente para selección de protector

El rayo puede afectarnos fundamentalmente de dos modos, o por impacto directo o a través de una sobretensión, por lo que un sistema completo de protección contra el rayo está compuesto de dos sistemas; un sistema externo contra impactos directos, y otro interno para contrarrestar los efectos producidos por las sobretensiones.

 

La Guía Técnica de Aplicación ITC-BT 23 nos indica en que situaciones es obligatorio el uso de dispositivos de protección contra sobretensiones transitorias, sea cual sea el sistema de alimentación. Estos casos son:

  • Línea de alimentación de baja tensión total o parcialmente aérea o cuando la instalación incluye líneas aéreas.
  • Riesgo de fallo afectando a la vida humana (servicios de seguridad, centros de emergencias, hospitales…)
  • Riesgo de fallo afectando la vida de los animales (explotaciones ganaderas, piscifactorías…)
  • Riesgo de fallo afectando a los servicios públicos (centros informáticos, sistemas de telecomunicaciones…)
  • Riesgo de fallo afectando actividades agrícolas o industriales no interrumpibles.
  • Riesgo de falo afectando las instalaciones y equipos de los locales de pública concurrencia que tengan servicios de seguridad no autónomos.

La norma 61643-11 indica que existen 3 tipos de protectores contra sobretensiones: Tipo 1, Tipo 2 y Tipo 3; diferenciados por su capacidad de absorción de energía, la rapidez de respuesta y el origen de la sobretensión.

 

Para saber cual es el tipo de protector que necesitamos, según la normativa, para cada caso específico hay que tener en cuenta si hay pararrayos, cuál es el riesgo isoceráunico de la zona y el punto de instalación del equipo.

 

El siguiente programa es un método simplificado y automatizado de selección de protectores contra sobretensiones basado en la normativa anteriormente mencionada, a fin de hacer el proceso más accesible para todo el mundo. En caso de requerirse un cálculo más preciso, o de estructuras más complejas, póngase en contacto con nosotros.


Cálculo del índice de riesgo

Las normativas UNE 21186, NFC 17102 y NP 4426 contienen un método de evaluación del riesgo de caída de rayo, extraído de la normativa internacional IEC 62.305-2, que determina los sistemas de protección necesarios. El siguiente programa es una versión simplificada y automatizada de dicho método, a fin de hacerlo más accesible para todo el mundo. En caso de requerirse un cálculo más preciso, o de estructuras más complejas, póngase en contacto con nosotros.

Las normativas antes mencionadas recogen 3 parámetros para el cálculo del índice de riesgo:

  • El número de sucesos peligrosos al año.
  • La probabilidad de daños en una estructura.
  • Las pérdidas derivadas en caso de producirse daños.

1. Los sucesos peligrosos se dividen en 4 tipos, según como pueden alcanzar la estructura:

  • Sucesos en la estructura.
  • Sucesos cerca de la estructura.
  • Sucesos en las líneas eléctricas que afectan a la estructura.
  • Sucesos cerca de las líneas eléctricas que afectan a la estructura.

2. La probabilidad de daños se reparte entre tres parámetros:

  • Lesiones directas a seres vivos.
  • Daños físicos a la estructura.
  • Daños a los sistemas eléctricos y electrónicos.

3. Las pérdidas se reparten en 4 tipos:

  • Pérdidas humanas.
  • Pérdidas de servicio.
  • Pérdidas de patrimonio cultural.
  • Pérdidas económicas.

La protección contra el rayo es necesaria cuando el riesgo calculado supera al riesgo tolerable recogido en las normativas.